Le site du CRDP et des CDDP de Midi-pyrénées

4. Horas...


Horas y horas después, un enorme lobo, se puso delante de ella, de un brinco :
Te estaba esperando, ya sabía yo que un día me podría vengar de todas las niñas que hicieron morir a mis antepasados.

Al oír aquellas palabras, muerta de miedo y de cansancio, Silvia se echó a llorar, a llorar, a llorar.
Sorprendido por la reacción de la niña, el animal esperó hasta que Silvia mirándolo sin miedo ya, le contó su historia. De hecho, el lobo no era malo sino muy bueno y emotivo y a su vez, se puso a llorar y le contó que se tenía que esconder en el bosque para huír de los corderos que lo maltrataban.
¡Pobre lobo ! Daba lástima verlo.
Antes de despedirse, Silvia recogió tres lágrimas y le prometió que se volverían a ver.

Poursuivre

Contenu du dossier

Source : CRDP

ALVÉO Espagnol

CRDP de l’académie de Toulouse

Sceren Services culture éditions ressources pour l'éducation nationale