Le site du CRDP et des CDDP de Midi-pyrénées

6. Con el precioso líquido...


Con el precioso líquido en la mano, Silvia llegó al castillo. Era majestuoso, todo blanco con torres de oro.
Sin pensárselo, la chica se puso a escaladar un muro cubierto de hiedra ; a lo primero, su vista se nubló pero poco a poco el miedo desapareció.
Entró por una ventana. ¡Cuántos pasillos ! ¡Cuántas habitaciones ! Tuvo que abrir muchas puertas antes de encontrar a Enrique. Los dos hermanos se abrazaron un rato muy largo llorando.
Ya sabía que vendrías a salvarme, nunca dudé de tu coraje, le dijo el muchacho.

Pero de pronto oyeron pasos  : Málfico venía a matar a Enrique.
Silvia se escondió detrás de la puerta y cogió un candelabro que estaba sobre una mesa. Cuando entró el monstruo, le pegó en la cabeza. Este cayó. Entonces le ataron los brazos y los pies.

Unos minutos después al despertarse, Málfico aulló de rabia e intentó liberarse. Mientras tenía la boca abierta Silvia le echó un trago de antídoto. De repente, una luz inundó la sala y cuando desapareció, en vez de un monstruo, había un guapísimo muchacho.
Ya no era Málfico sino Marco que acababa de recobrar su apariencia humana.

Y colorín, colorado.... No, no, no, así no se acaba el cuento.

Poursuivre

Contenu du dossier

Source : CRDP

ALVÉO Espagnol

CRDP de l’académie de Toulouse

Sceren Services culture éditions ressources pour l'éducation nationale